13

Los consumidores de formación virtual están cambiando rápidamente. Sus prioridades, necesidades de formación y métodos de aprendizaje van más allá de los caminos trillados que se han ofrecido en el pasado. ¿Qué esperan los estudiantes actualmente?

Imagen webinar e-learning

WEBINAR GRATIS

Cómo Convertir tus Conocimientos en un Negocio Digital que Nunca se Pausa

1) Quieren cursos que funcionen

Gran parte de los estudiantes en estos días pertenecen a las generaciones “Y” y “Z”. Han crecido con Internet, han tenido acceso a él desde la escuela, y son los primeros en adoptar las nuevas tecnologías. Los estudiantes mayores también se están volviendo cada vez más amigos de las soluciones tecnológicas. Eso significa que el e-learning que no se ha desarrollado, probado y vuelto a probar a fondo se va a notar, y no en el mejor de los sentidos. Las fallas tecnológicas que en el pasado podrían haberse explicado como “solo un error”, no satisfacen al estudiante moderno. Si no puedes hacer que tus cursos funcionen, tus alumnos (y clientes) no respetarán tus programas. ¡Es así de simple!

2) Se toman el concepto “Mobile” en serio

Imagen mobile

Hay pocos romances más apasionados que el que existe entre la raza humana y el teléfono móvil. Todos estamos enamorados de nuestro celular, y cuatro de cada cinco personas incluso duermen junto a él.

El futuro del trabajo es móvil, y esto tiene que ser una consideración importante al crear una propuesta de e-learning. No es una opción, el e-learning tiene que estar orientado al entorno móvil. De lo contrario, corremos el riesgo de ser arrojados al abismo de la obsolescencia.

¿Qué es una fuerza laboral móvil? El concepto va más allá de trabajar desde casa. Una fuerza laboral móvil combina dos cosas: 1) las personas que trabajan desde ubicaciones remotas, incluido el “home office” y los espacios de trabajo compartidos; y 2) las personas que realizan su trabajo y se mantienen conectadas a través de dispositivos móviles (smartphones, tabletas, notebooks, e incluso impresoras y escaners de mano).

3) Quieren colaboración, no solo “expertos”

¿De quién aprendes más? ¿De líderes con títulos y diplomas, o de tus amigos y colegas? La mayoría de las personas cree que los colegas, los amigos y la familia enseñan más que los expertos.

La colaboración es una excelente manera de fomentar el aprendizaje. Pero las estadísticas muestran que esto no se traduce necesariamente en capacitación corporativa. Una encuesta reciente mostró que, aunque el 87% de los trabajadores dice que considera vital el compartir conocimientos con sus compañeros de trabajo, solo el 34% de las organizaciones está invirtiendo en herramientas de aprendizaje social.

Si esto es así en USA y Europa, ¡cuánto camino por recorrer tenemos todavía en América Latina!

De lo que se trata es de hacer que el conocimiento colectivo esté más disponible en los programas de aprendizaje, fomentar la interacción social e incluir elementos de colaboración flexibles.

4) Quieren acceder al contenido en una fracción de segundo

Google es el sitio de referencia para la mayoría de las preguntas. A veces esto es excelente, pero también puede generar información confusa e inducir propuestas educacionales que no son las ideales. Por eso tenemos que evitar el “reflejo Google”, y asegurarnos de que nuestros programas de formación virtual sean fáciles de encontrar y acceder, pero sin sacrificar calidad pedagógica.

El 1% de una semana laboral típica es todo lo que los empleados tienen para dedicar a la formación y el desarrollo, así que tenemos que asegurarnos de ofrecer cursos de e-learning fáciles de acceder, para que los alumnos puedan hacer del aprendizaje parte de su flujo de trabajo.

Imagen plataforma de e-learning

LearnDash

Conviértete en dueño/a de la plataforma de e-learning Nº 1 del mundo a un Precio Unico Increíble.

5) Quieren una experiencia, no una presentación

En el mundo moderno, cada vez es más difícil “desconectarse” de la pantalla. A menudo pasamos de un programa a otro y de una ventana de Internet a otra sin realmente concentrarnos. Utilice experiencias, multimedia y contenido que hable con todos nuestros sentidos: podría ser música, colores, interactividad. La música, los juegos colaborativos o los videos pueden ser excelentes formas de brindar una experiencia de aprendizaje virtual multidimensional.

6) Anhelan el toque personal

Como consumidores esperamos una personalización cada vez mayor. Las cosas que comemos, vestimos, compramos y usamos son cada vez más personales. Pedimos a las empresas que nos traten como un mercado de uno solo.

Esto se observa, incluso, a través de los anuncios en Internet: las empresas entienden quiénes somos como consumidores, y adaptan los anuncios publicitarios según nuestras preferencias individuales. Pero eso no significa que debamos profundizar en la información personal, o crear un mensaje de bienvenida que diga “Hola, José, ¿cómo estuvo tu café con leche con tostadas por la mañana?”. Pero podemos alentar a los alumnos a reflexionar sobre su estilo de aprendizaje, y estar más a mano para responder a sus necesidades. Este es un tipo de respuesta que a menudo se deja de lado.

El aprendizaje comienza a nivel individual. Cuando el diseñador de e-learning encuentra una manera de permitir que cada alumno adopte la configuración de aprendizaje que le permita maximizar sus propias necesidades y talentos, el alumno asume más responsabilidad y se genera un clima más centrado en él. La mayoría de los entrenamientos fracasan por ser demasiado estandarizados y por ofrecer una talla única para todos, en lugar de generar un sentimiento más humano que ayude a los alumnos a sentirse reconocidos como individuos.

¿Quieres una Plataforma de E-learning por la que tengas que pagar un abono y comisiones todos los meses, o quieres ser el dueño de tu Aula Virtual y quedarte con cada centavo que cobras a tus alumnos? (Descubre la diferencia en este link).

Cuando los cursos de e-learning prestan atención a la diversidad que existe entre los alumnos y buscan entender cómo cada uno de ellos aprende mejor –sus sentimientos y deseos–, ofreciendo una atmósfera que respeta a cada uno en su individualidad, el alumno dirige su propio aprendizaje para encontrar su propósito y sus metas de aprendizaje. Hacer esto puede marcar una gran diferencia en el éxito del curso.

7) Más que recompensas extrañas, quieren un propósito real

Los millennials representarán el 75% de la fuerza laboral en 2025, y a pesar de las crisis económicas y las deudas que caracterizan a su generación, el dinero no va a representar el imán más importante para ellos.

Estamos lidiando con una generación que ha crecido viendo los efectos de la corrupción y la agitación financiera, y está harta de eso. Tenemos que incorporar estas realidades a nuestras estrategias de formación. Tenemos que reconocer que los trabajadores nunca estuvieron motivados solo por el dinero, y hoy en día lo están incluso menos que antes. La generación del milenio se identifica fuertemente con el ideal de trabajar por el bien común y hacer del mundo un lugar mejor.

Esto es una excelente noticia, y no es solo charlatanería: en un reciente estudio, el 50% de los millennials dijo que preferiría un salario más bajo, pero encontrar un lugar de trabajo que coincida con sus valores, y un 90% dijo que quería usar sus habilidades para hacer el bien.

Los departamentos de Recursos Humanos deben invertir en un estilo de capacitación que ayude a los alumnos a ver el panorama general: cómo desarrollarán sus habilidades, cómo pueden encajar en sus valores fundamentales, y cuál es el “para qué”. Esta no es una misión fácil de implementar, pero si puedes mostrar a tus alumnos cómo su aprendizaje encajará en el rompecabezas de sus vidas, entonces tus alumnos estarán fuertemente motivados con tus propuestas.

Por favor valora este contenido

Share This